0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

danone

 

Los pensamientos son contagiosos, es decir, ¿cuántas veces no te has descubierto tarareando una canción que ni siquiera te gusta? o ¿cuántas con un antojo terrible de un panecito después de ver un comercial en la tele o en la parada? Esto es un hecho que para bien o para mal existe.

La cuestión es si dejamos que cualquier pensamiento o creencia se estacione en nuestra cabeza como si fuera paracaidista, o peor como piojos. Muchas creencias sobre la pareja, el trabajo, el ser alguien, el éxito y la felicidad responden a creencias y estereotipos de un mundo que rápidamente está dejando de existir. Por ejemplo, ya no funciona poner música a todo volumen y una edecán afuera de tu tienda para incrementar las ventas… en algunos casos ya no necesitas ni la tienda, sino internet y una cámara. Las relaciones humanas también se están reinventando a tal velocidad que los psicólogos no hemos tenido tiempo de ponernos al día en cuanto a investigación de las mismas.

¿Cuántas creencias tenemos que ni nos pertenecen ni nos sirven?


Haz una lista por semana de tus creencias sobre, por ejemplo, el dinero, el amor, el trabajo. En una segunda columna anota a quién te recuerda y en la tercera columna anota algunas preguntas: ¿Es verdad? ¿Para quién? ¿Para quién no? Después de cinco semanas regresa a revisar tu primera lista y contesta a las preguntas de la tercera columna. Y luego, platicamos...

     
powered by D3signa