0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

 

9439e472642bdc1a0af17981c2a7c7b0

Es algo para darle algunas vueltas. ¿Cuántas veces has postergado algo porque es demasiado tardado? o demasiado difícil, o es mucho… ¿y cuántas veces has dejado de hacer algo, porque hay que hacerlo bien o mejor no lo hagas?

Culturalmente se ha fomentado el espejismo de que debes ser triunfador, exitoso, innovador y súper creativo, para llegar a ser alguien. Como asumiendo que antes de todo eso no eres nadie. ¿De verdad?

 

A veces pareciera que es demasiado pesada la responsabilidad de un trabajo, una carrera, una pareja, tener hijos…   y si, pero no. El problema está en creer que el prerequisito para ser feliz o ser alguien es destacar, ser el mejor en algo, o no equivocarse jamás. Dicho así suena absurdo, pero vale la pena revisar si no tenemos microperfeccionismos arraigados en la consciencia.

 

Checa si recurres en alguna de estas:

-Lo acabo en una sentada (aunque sea evidente que lo ideal serían por lo menos dos o tres de menos horas).

-Lo hago el fin de semana (otra vez).

-Si te molestas cuando alguien le encuentra fallas a lo que haces.

-Si pierdes horas y horas antes de empezar algo.

-Si te agobias al grado del insomnio cuando tienes que hacer cosas nuevas.


Darte cuenta del perfeccionismo lo debilita, te sugiero que hagas una lista con las cosas que dejas de hacer o que pospones, para detectar si te angustia el tamaño o la dificultad. No quiere decir que le vas a poner menos empeño a tus cosas, con esto sólo abres la posibilidad de hacerlo por tu propia voluntad y no por no ser un Donnadie.

     
powered by D3signa